Martes 17 de Mayo de 2022

MDZ ONLINE

10 de abril de 2022

Quién fue Bernardo Razquin, el meteorólogo real que pudo inspirar a Granizo, la película de Francella que es furor

Por: Jorge Rubén García

La película "Granizo" tiene en Bernardo a un personaje clave. Es un meteorólogo popular. Más allá de la "caritatura" de la película, en Mendoza hubo un hombre extraordinario que es parte de la historia y pronosticaba el tiempo usando la naturaleza como herramienta. Su historia.
MDZ Política

Bernardo chupa un muñequito y “entiende” cómo estará el tiempo. Es una especie de chamán que pronostica con tal precisión que sorprende y salva a Miguel Flores, el protagonista de la película (Guillermo Francella). Bernardo es un personaje caricaturizado al extremo por los autores de la película Granizo, que hace furor en Netflix. Fuera de la exageración grotesca, los autores pueden haber tenido una inspiración en un mendocino real, de carne y hueso, que es parte de la cultura popular, de la ciencia y de la historia de la montaña de Mendoza. Hasta el nombre coincide: Bernardo Razquin, el señor del tiempo y de la montaña.

RAZQUIN, EN UNA DE SUS AVENTURAS EN LA MONTAÑA.

Don Bernardo lo decía y era palabra santa: si iba a llover, lo anticipaba. Sin celular, sin estridencias y con un contacto y respeto único por la naturaleza. Tanto, que hasta se atribuyen haber pronosticado algún sismo. El comportamiento de los animales, la observación y, luego, el uso de algún rústico instrumental serían sus métodos. Al principio le decían loco. Claro, el hombre decía sin temer a la respuesta, que observaba a las hormigas, escuchaba el canto de los gallos para saber si iba a llover. Miraba la luna, el cielo y su propia conexión con el ambiente para pronosticar. Oficio no le faltaba, pues hizo ruta en gran parte de la cordillera, tenía el privilegio de los pioneros.

DON BERNARDO RAZQUIN, EL SEÑOR DEL TIEMPO. 

El señor del tiempo

Los encargados del pronóstico del tiempo son estrellas de los medios. Pero ya eran personas fundamentales desde hace años. “Qué sos? Razquin acaso?”. La frase quedó como muletilla para quienes osaran mencionar alguna característica del tiempo mirando el cielo, las nubes y acudiendo a su propia percepción.

Bernardo, el personaje de la película, es representado como una especie de chamán cordobés que por inspiración adivina hasta el horario en que va a llover. Bernardo, el real, conoció el ambiente, se contactó con científicos y analizaba el comportamiento de la naturaleza. Fue la “voz y cara del tiempo” durante décadas. En radio LV10, en canales de televisión y en las calles de Mendoza, que solía recorrer con una boina en su cabeza. Sí, como le ocurre, también de manera grotesca, a Francella en la película, a Bernardo Razquin lo paraba la gente en la calle para preguntarle cómo iba a estar el tiempo o para agradecerle. No eran épocas de selfies, tampoco de redes sociales: Don Bernardo era un personaje de la vida real.

Como andinista tuvo varios hitos. Además de ser un referente, fue parte de grandes descubrimientos arqueológicos en toda la cordillera, como el hallazgo de la momia del Cerro Toro (en San Juan) y el rescate de los restos de varios andinistas. Don Bernardo solía llevar algún tipo de equipaje fijo: elementos para medir el tiempo, algún aparato de comunicación y semillas para esparcir vida donde esté. Sea en el campo, o en la que era su casa, donde hoy está la Terminal de Mendoza.  

Razquin era astrónomo, arqueólogo aficionado. Meteorólogo. Andinista. Pero sobre todo, un hombre curioso. Falleció en 1988 y sus restos están hoy en el cementerio de Puente del Inca, a los pies del Aconcagua, el cerro más alto de América que el propio Razquin supo domar. 

TEMAS



COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!